Hermandad de la Soledad de Huevar

TRADICIÓN E HISTORIA

El pasado 15 de marzo tuvo lugar en nuestro pueblo un evento de suma importancia para nuestra querida Hermandad y para el pueblo de Huévar en general por el contenido desglosado dentro del mismo. Y es que nuestra Hermandad y todo lo que de ella se desprenda está ligado inevitablemente a la historia de esta villa aljarafeña.

RAMON 3

Tras la tradicional merienda de mantillas celebrada cada año, D. Ramón Cañizares Japón, archivero de la Hermandad de San Lorenzo de Sevilla y autor de múltiples obras y artículos de investigación publicados en revistas especializadas, tuvo la oportunidad de presentar ante el numerosísimo público asistente su obra titulada “LAS HERMANDADES DE LA SOLEDAD Y SANTO ENTIERRO EN EL REINO DE SEVILLA” en la que nuestra Hermandad adquiere un protagonismo destacado por su naturaleza, su propia historia e idiosincrasia y, cómo no, por su manera de aglutinar cada uno de los elementos unificadores y característicos de este tipo de instituciones marianas primitivas.

RAMON 2

Un libro en el que su autor, como así quedó patente durante su exposición, hace un estudio detallado y minucioso de las más de ciento cincuenta y cinco Hermandades tituladas y conocidas bajo la advocación de Nuestra Señora de la Soledad desde que comenzara hace cinco siglos -a mediados del siglo XVI- la celebración de la Semana Santa tal y como perdura hasta nuestros días y que sin duda alguna forman parte de la base de la religiosidad popular en nuestra tierra. Un hermoso viaje, en definitiva, por el “singular fenómeno de la universal devoción soleana”, como así describe magistralmente D. Ignacio Montaño Jiménez, Hermano de Honor de la Hermandad de la Soledad de Alcalá del Río, en el prólogo.

Entre otros datos, el autor de esta obra de valor incalculable en todos los sentidos ubica a nuestra Hermandad como la tercera más antigua (compartiendo lugar con la Hermandad de Alcalá del Río, 1556) en cuanto a datos documentales más antiguos hallados hasta el momento donde se hace alguna referencia histórica, por detrás de la Hermandad de San Lorenzo (1549) y Ayamonte (1550). Además la incluye dentro de la tipología invariada, que engloba a aquellas que actualmente conservan algunas de las celebraciones primitivas características de las Hermandades de la Soledad tales como el rito del descendimiento o la celebración de la Pascua con la consiguiente salida procesional el Domingo de Resurrección (ambas llevadas a cabo en nuestra Hermandad durante siglos a pesar de que la única que se ha mantiene en el tiempo es la segunda).

Otro de los elementos que detalla D. Ramón Cañizares en su libro y que explicó bien en la presentación es el hecho de que la mayor parte de las Hermandades soleanas fundadas en torno a las mismas décadas mantienen la peculiaridad de que la Imagen de la Virgen en actitud gloriosa procesionaba el Domingo de Resurrección, perdiéndose esta práctica en muchos lugares. En nuestro caso concretamente, la Virgen de la Soledad acompañó a Cristo Resucitado hasta la década de los 50 según señala el autor en su libro fruto de las investigaciones y según consta documentalmente en nuestra Hermandad y relatan nuestras mayores.

También es elemento característico en todas las Hermandades soleadaeras primitivas el uso de la urna o sepulcro con la Imagen de Cristo Yacente así como que dicho paso fuera escoltado de armaos ataviados de esa manera tan significativa que todos conocemos y que fue y seguirá siendo elemento identitario de esta Venerable Hermandad de Huévar, desapareciendo dicha representación de soldados romanos en la comitiva del Sábado Santo a finales de la década de los ochenta.

En cuanto a la simbología también existe una identidad común en todas las Hermandades de la Soledad primitivas. La presencia en el escudo corporativo de la Cruz con el sudario y escaleras en el Calvario, la corona de espinas, los tres clavos o el uso de los colores negro y blanco en las túnicas y para ataviar a Nuestra Señora -colores típicamente soleanos- son algunos de esos emblemas que compartimos.

Por otro lado, las Hermandades de la Soledad incluida la nuestra han cerrado la Semana Santa desde sus orígenes siendo la última del Viernes Santo o del Sábado Santo tras la promulgación en 1955 del Papa Pío XII del decreto Máxima redemptionis nostrae mysteria que revoluciono la liturgia quedando desterrada desde entonces la antigua denominación “Sábado de Gloria” según recoge el D. Ramón Cañizares en su libro.     

RAMÓN 1

Uno de los datos más reveladores que incluye en su libro es la consideración de nuestra Imagen Mariana como una de las efigies esculpidas originalmente no más tarde de la segunda mitad del siglo XVI y por consiguiente considerada una de las Imágenes más primitivas del Reino de Sevilla junto a la Soledad de Albaida, Alcalá del Río y Dos Hermanas, entre otras.

Sin duda alguna la publicación de esta obra supone todo un descubrimiento histórico que viene a enriquecer los conocimientos fidedignos de muchas Hermandades de la Soledad, tanto primitivas como incipientes, así como a poner de manifiesto datos unificadores a todas ellas que con toda seguridad entusiasmarán a los amantes de la Semana Santa y marcará un antes y un después en la historia cofrade de nuestras Hermandades.

Gracias Ramón una vez más por tu buen hacer fruto de tus investigaciones y estudios y enhorabuena por tan magistral exposición salida, como no podía ser de otra manera, de ese sentimiento soleano que corre por tu sangre y con el que nos sentimos identificados.