Hermandad de la Soledad de Huevar

IMAG0159
IMAG0161

Llegó el Sábado de Gloria, otro nuevo Sábado de bendiciones, en este caso con ajuar de Reina. Reina de nuestras vidas, Reina de la Paz, Reina de Huévar… Y como Madre, su Hijo siempre a su lado, Dulce Nombre de Jesús, Dulce Nombre de Amor a las plantas de su Madre.

A las 20:00 horas se ponía en la calle el cortejo de la Procesión Gloriosa de Nuestra Señora de la Soledad. Damas y Reinas de las Fiestas, mujeres ataviadas con mantilla clara, alegría, petaladas en los balcones, calles engalanadas con arcos de papel, cantes y salves por todos los rincones de este pueblo aljarafeño orgulloso de tener como Madre a la Madre de Dios.

Explosión de sentimientos al llegar a la Calle que lleva su Nombre, la calle Virgen de la Soledad. Con la marcha dedicada a Ella entró en dicho refugio soleano donde cada año se agolpan cientos de personas para ser testigos de este bendito momento. Vítores, palmas, pétalos y salvas de cohetes anunciando que María llegaba a unos de los sitios más señeros de nuestro pueblo.

11245505_1584671861805845_7556349952514824693_n

Pero no todo acababa ahí… Momentos inolvidables nos deja esta Gloriosa Procesión como la revirá en el Melgarejo, paso por la calle La Cruz, calleja Moreno Segura… ¿Con qué momento quedarnos?

IMAG0185
IMAG0178

Al llegar a la Plaza de España el ambiente procesional cambió pues ahí comenzaba el regreso de la Reina y Señora al Templo hervense. Cientos de hermanos y devotos delante de su divino paso de plata para no dejar de mirarla. Las marchas más especiales, los vítores salidos del corazón… Hasta que por fin los costaleros alzaron al Cielo a María para que comienzara a caminar por la “Cuesta del Cielo” donde Ella es Reina y Madre.

Un año más de bendiciones, un años más de grandeza, un año más un pueblo venerando con fervor a María Santísima de la Soledad.